El Epílogo de esta historia tiene que contarse desde el 6 de diciembre del 2020. 

El comienzo un 7 de diciembre de 1997, ahí con el gol de Hermosillo ensangrentado, con esa imagen, quiero pedirte querido lector o lectora, que te imagines que estas entrando en tu sala de cine favorita, con tus palomitas en la bandeja y la bebida de tu preferencia, vas un poco tarde y te sientas en tu lugar cuando la película ya comenzó.

Ahí mientras ves las imágenes de Hermosillo metiendo el penal, mientras ves al equipo con sus playeras de Superman corriendo a festejar el título, y las letras de los nombres de los protagonistas comienzan a salir en la parte inferior de la pantalla al ritmo de una épica canción de fondo. 

 

La Pantalla se pinta de negro, un tenso corte y la imagen de César Villaluz noqueado en el área rival, el arbitro que no marca penal y tampoco expulsa al jugador de Toluca y los diablos de la mano del Chepo de la Torre levantaban la copa, después, en colores vividos e intensos el gol de penal de Cabecita ante el penal cometido a Romo.

Pasan los minutos y la historia se va poniendo mas trágica, una enorme  escena de acción en Sudamérica en el 2001 que si bien, es una proeza, sigue siendo una final perdida, imágenes de finales ante Monterrey, América acompañan este segmento de la película.

En este momento no sabes bien si estás viendo un documental, una película de drama, una de terror o una donde al final, de una manera épica los protagonistas viven felices para siempre.

La pantalla en negro una vez más, la música se torna un poco dramática y las imágenes en tonos grises son del estadio Azul, en la final de vuelta, esa que le valió el título a los dirigidos por Javier Aguirre, como si una película de Iñarritu o Cuarón se tratara, esta película no es lineal en el tiempo, va dando saltos entre pasado y presente, la siguiente toma es el gol de Santiago en la semifinal de 2021, ese que no servía para mucho pero que como lo disfrutamos. 

Y ahora si, llegamos al momento con el que inicio al texto.

El Climax de este evento, Diciembre del 2020, en medio de una pandemia, Cruz Azul, el torneo previo cancelado fue líder, ahora esta en una semifinal de vuelta con una ventaja de 4 goles, en la otra llave, León, instalado en una final, la historia mágica para romper con los 23 años sin título.

Resultado final, 4-0, Pumas pasaba a la final contra León, caras de desconcierto, insultos de jugadores al entrenador, molestia y ahí, ahí comienza verdaderamente esta historia.

El Héroe de la película entonces hace su re aparición, 23 años después, regresa a Cruz Azul, Juan Máximo Reynoso, una semana antes de comenzar el torneo, sin refuerzos, con una directiva recién conformada con un equipo anímicamente destruido comenzó la travesía. Las primeras dos pruebas las perdió por la mínima, en la tercera jornada llegó la primera victoria y desde ese momento no volvió a perder hasta la ida de los cuartos de final.

Y así llego a la final, nuevamente hacemos un viaje al pasado y nos muestran el gol de Ludueña y a Oswaldo alzando la copa, la siguiente toma, El gol de Romo en la ida, la única forma de matar a los fantasmas es enfocarse en el presente, que el presente sea tan brillante que deslumbre a las sombras del pasado para que no regresen nunca mas, aunque quisieran, como el gol de Valdez en la vuelta lo intentó, el momento de drama mas intenso, de este climax, un golazo de otro partido en el único momento en el que la marca del jugador Santista decidió hacerle de Lateral Derecho.

 

Vino el medio tiempo y tras un sacudón en el vestidor en nombres y en el discurso, Cruz Azul se enfocó en el aquí y el ahora, físicamente eran mejores, futbolísticamente lo eran y ahora mentalmente habían entrado al partido. Santiago avisó pero Cabecita, el uruguayo, Don Jonathan Rodríguez, si aquel que castigaron por irse de fiesta una noche antes de la jornada 3, aquel que la prensa ya ponía en Italia, definió el partido, ante el aguante de Yotún al empuje de Campos, sirvió de manera magistral, en tiempo y espacio para que Jona defina ante la tardada salida del portero santista,  Yotún, Rivero, Montoya y Santiago, todos ellos, entendieron de que se trataba, su sangre sudamericana lucho cada segundo del segundo tiempo junto a Juan.

Corona y Cata, estos jugadores que han sufrido tanto, se plantaron al pasado, se plantaron a esos fantasmas y con una personalidad poco antes vista, acabaron con ellos de una vez por todas, el Portero Lagunero quiso empujado por el pasado, remembrar uno de los momentos mas icónicos de las derrotas celestes, pero Corona, a sus 40 años, saltó por los cielos y le quitó de la cabeza a Acevedo el remate en el área.

Y llegó el momento, tras una gresca en el que Reynoso tiró un par de patadas, en la que Santi y Doria terminaron amonestados y en la que Montoya empujó a 22 de 23 jugadores de Santos, el arbitro, al minuto 99, como si de una señal divina se tratara, pitó el final del partido, basta con  entrar a las redes sociales, para ver las reacciones de tanta gente en ese momento, en el campo, en el estadio, en la Ciudad de México y en el rincón mas recóndito del país, hubo un celeste emocionado a las lágrimas con el final del partido.

23 años pasaron, 23 años, una infinidad de Técnicos, Directores Deportivos y jugadores, hasta que llegaron ellos, los que si pudieron, los que vencieron el pasado de la mano de quien ya es una Leyenda en el club, el 4to DT campeón con Cruz Azul, Juan Reynoso.

Si este relato es un documental, una drama o una historia feliz, eso lo decides tu, querido lector o lectora. 

Lo que si es que solo es el final de esta primera entrega. Entrega cuya segunda parte se comenzará a escribir a mediados de Julio, cuando Cruz Azul se enfrente en pretemporada al León para definir al campeón de campeones.

Por último, amiga y amigo celeste, mandar un abrazo a cada uno de los que como yo, gritamos, lloramos y pensamos en todos los seres queridos que están y los que ya no están, que disfrutaron ese minuto 99 del partido del 30 de Mayo del 2021.