Realizar textos sobre lo mal que juega Chivas y publicarlos sería repetir una, otra y más veces, lo que se viene contando desde jornadas pasadas, el problema aquí es ser exhibidos por el acérrimo rival y un entrenador que no tiene más de 3 meses en el fútbol mexicano, aunque poniéndolo en balanza, al ver el partido, un sistema establecido es mucho mejor que el talento individual.
La incoherencia del once vs la ideología del ave.

Iniciamos con el local, de nueva cuenta, Uriel Antuna pasó a jugar por izquierda, perfil menos hábil, Isaac Brizuela como lateral por derecha y Fernando Beltrán como una especie de interior por derecha (él va por izquierda). La idea o lo que se aparentó era ser un Guadalajara reactivo, sin Eduardo Torres lanzando a esos espacios, no habría oportunidad de aprovechar, aunque lo lógico era tener a Antuna por lado derecho, de ahí el posicionamiento, terrible es poco. Beltrán buscando sumar en la base, Molina sin poder sumar en esa fase, Vega pisando el carril de Angulo, mientras que Mayorga y Antuna sin dualidad defensiva para fijar a Jorge Sánchez, Sebastián Cordova o Richard Sánchez.
Ahí pasa la importancia del medio campo con los 3 jugadores complementarios del América, Aquino iniciador, Sánchez recargado al costado y Fidalgo como una especie de mediapunta, la misión de ambos, crear superioridad en ambas bandas con los extremos-laterales y realizar triángulos, cosa que funcionó en todo momento para descoordinar a la línea defina una rojiblanca y que no es para nada difícil.
América amo y señor del partido.

En algún punto del partido, el frente de ataque volvió a su coherencia, Macías no lograba conectar apoyos con sus compañeros y las conducciones de los laterales eran vacías, dando a entender que no existía ciertos comportamientos con balón, algo raro, si en todas las jornadas pasadas a duras penas el balón seguía redondo, en todo momento se mostraron aislados, todo eso afecta a Vega y Angulo que son quienes más efectividad pueden tener a la hora de creación de jugadas, de hecho son los únicos que se implicaron, hasta la entrada de Ponce, en acciones de gol, ambos con 1 creada, si tenemos en cuenta que sólo hubo un disparo a puerta, poco más que decir.


Comparativa del medio campo formado por Molina, Beltrán y Angulo ante Fidalgo-Aquino y Sánchez. Mapa de toques y pases acertados. 

Si Chivas tuvo cierto rendimiento con balón fue por que América lo quiso al replegar un poco tras el segundo gol, y ni así tuvo verdaderas opciones de gol.

Todo mal y lo que vendrá no pinta bien  

La dirección técnica ya dio muestras de no ser la ideal para el club, escenarios donde la línea defensiva americanista fue expuesta tan adelantada, no sea para nada aprovechada es una mala señal, si tienes espacios intentas aprovecharlos, los hubo y ni cerca de algo

Los jugadores absolutamente tendrían que estar rebasados por no saber si Córdova abandonaba su lado derecho del campo e intercambiaba o cruzaba su posición, mientras Fidalgo se daba un festín de pases (el que más acciones tuvo). ¿Por qué habría que creer que tuvieron culpa?.

Quizás alguno de ellos eligió este cuerpo técnico y aún confían en ellos ciegamente por qué, se está avanzando, si ser 13avo de la tabla con más de 18 puntos perdidos en un avance, de que sirve todo esto que les explicó sobre el partido, por que algunos más, van a salir a dar la cara para mostrar “vergüenza”. Aquella que no tienen para explicar los nulos escenarios a trabajar con posesión y sin la misma, algunos jugadores que “no sudan la camiseta” ya sacaron partidos absolutamente de la nada ¿se acuerdan de Vega ante Monterrey o Necaxa? o ¿Macías encontraron empates que no son siquiera merecidos?, ese discurso barato en un equipo que muestra cero sistema y mecanismos lo podrían otorgar a gente que solo vio el marcador final sin ver el partido, hay otros que vimos lo terrible que se ha jugado desde la jornada 1 y debe ser preocupante que un equipo “nuevo” haya exhibido todas las debilidades del Guadalajara pero al final de torneo no habrá nada que “evaluar” y si mucho que salir pensar en elección de DT y hasta director deportivo en un futuro, o el lejano 2014, volverá a tener nubes en el Estadio Akron.