CIUDAD DE MÉXICO. – En conferencia de prensa, tras la derrota 2-1 sufrida ante las Chivas de Guadalajara, el entrenador de la escuadra del Pedregal, Andrés Lillini, se sinceró al calificar de “malo” el papel desempeñado por el equipo hasta la fecha 8 del Guard1anes 2021, luego de acumular cuatro derrotas consecutivas y ubicarse en el penúltimo lugar de la tabla general.

“La evaluación a mitad de torneo es mala; estamos en el fondo de la tabla, un lugar que la institución no merece”.

Respecto a quiénes son los culpables de la situación por la que está pasando el club, el argentino aceptó su responsabilidad; sin embargo, aseguró que, al menos por el momento, él sigue y seguirá al frente de la escuadra felina.

“De parte mía no hay nada, ni comuniqué ni me han comunicado nada [sobre renunciar a su cargo como entrenador]”.

Foto: Imago7

En cuanto a qué es lo que le está faltando al equipo, el estratega recalcó que han fallado mucho en la profundidad del juego, debido a que el torneo anterior les era más sencillo acercarse al área rival.

“No estamos conectando, no llegamos al área; hoy estamos perdiendo mucho los duelos individuales, [ganar] era una característica nuestra en ofensiva”, atizó.

Finalmente, refiriéndose a si siente el respaldo por parte de sus jugadores, mencionó que sí lo está percibiendo, y que en el momento en que deje de ser así, él se hará a un lado.

“Sí lo siento, si no fuera así, soy el primero que da un paso al costado; me voy a hacer a un lado si veo que los jugadores no tienen actitud dentro de la cancha”; sentenció el director técnico de los Auriazules, ante los medios de comunicación.