Dejar pasar una o dos jornadas para no escribir sobre el equipo puede llegar a ser refrescante, pero no hay soluciones desde el banquillos y al final «se topa con pared» para repetir los mismos patrones que llevan a la derrota, si acaso al empate como ante Necaxa, donde una vez más, el Guadalajara adoleció de llenarse de balón, aunque en esta ocasión se plantearon algunas situaciones diferentes pero llegando a lo mismo de las anteriores jornadas.

Intentos de ser vertiginosos con el ritmo.

Los primeros minutos del encuentro fueron de cierta manera un vendaval rojiblanco, esto se debió a la forma en la que Chivas utlilizó su recuperación post pérdida, no como tal presión alta pero si para evitar la salida de del equipo hidalguense, donde más sufrió para avanzar en el partido, eso y sumado a lo malo que lo hacían en dicha fase, tal parece que mientras más mal este jugando el rival ¨mejor¨ se verá el Guadalajara. 

 

 

La elección del XI

Ambos equipos con un finalizador nato, pero que Pachuca supo activar mejor durante la parte complementaria, contrario al visitante donde se notaron de nuevo las carencias de J.J. Macías para ayudar a las posesiones, o los intentos de las mismas, el mapa de posicionamiento muestra como intentó acercarse a sus compañeros y Jesús Ángulo buscó interpretar ese espacio, al igual que Alexis Vega, al que por fin se le vió por el lado izquierdo, por otra parte, J. Molina tiene más subidas en fase ofensiva debido a la cobertura de Lalo Torres, la jugada a balón parado del gol no fue casualidad, en salidas en largo, Raúl Gudiño se cansó de enviar esféricos al capitán rojiblanco.

Pachuca inclinó y mereció todo lo bueno.

Los picos de rendimiento de cada equipo sin duda se deben a la gran inoperancia de ambos en el primer tiempo, el gol una vez más era un «espejo» de lo que parecía ser Chivas, después por propios atascos posicionales no hubo más oportunidades, contrario a lo de los Tuzos que en el primer tiempo intentó por el lado derecho y en la parte inicial del segundo tiempo se vió mucho mejor por izquierda y en ambas buscando a Mauro Quiroga, se notó el dominio de los locales y para variar, fallaron una oportunidad desde los once pasos, vital para entender por que el equipo de Pezzolano sigue en tan mala racha.

Con tres rivales enfrente que seguro seguirán cediendo, quizás Pumas más molesto para evitar la salida rojiblanca, algunas soluciones desde el banquillo no se están dando con la dirección de campo, inentendible la entrada de Antuna por izquierda o Fernando Beltrán prácticamente como enganche y después ver a Zaldívar como solución de progresión con nada de minutos, así que con 7 jornadas. semana a semana se nota como la apuesta de Ricardo Peláez se va desplomando, por plantel uy elección de director técnico, la pregunta final sería: ¿Se irá primero Víctor Manuel Vucetich o quien lo trajo?.