En el estadio Qatar Foundation de la ciudad de Rayán en Catar, fue testigo como el Bayern Múnich se convirtió en el segundo equipo en la historia en ganar un «sextete«, tras el FC Barcelona dirigido por Guardiola en 2009, esto gracias a un gol de Pavard para poner un 1-0 que dio como justo ganador al conjunto bávaro, esto frente al primer finalista mexicano y de Concacaf en la historia de esta competición, Tigres de la UANL que generó muchas expectativas luego de haber eliminado al campeón de Conmebol, Palmeiras. Sin embargo, la calidad de Gignac o de Rafael Carioca no fue suficiente para derrotar al campeón de la UEFA.

A pesar de tener varias bajas Muller, Goretzka y Javi Martínez (Covid-19) y Boateng (Asuntos personales) Flick alineó su 4-2-3-1 con: Neuer, Pavard, Sule, Lucas Hernández, Davies, Kimmich, Alaba, Coman, Sané, Gnabry y Lewandoski.

Mientras que El “Tuca” Ferretti salió con un 4-4-2: Nahuel Guzmán, Rodríguez, Carlos Salcedo, Jesús Dueñas, Javier Aquino, Rafael Carioca, Guido Pizarro, Luis Quiñones, Carlos Gonzáles y André-Pierre Gignac.

Los primeros 45´ del encuentro fueron muy exigentes para los 2 equipos, sin embargo la mayoría del tiempo se jugó en campo de Tigres, pues el Bayern fue muy intenso e incisivo y superó varias veces las líneas de presión que planteó Ferretti gracias a la velocidad de sus combinaciones, esto derivó en varias ocasiones del conjunto alemán e incluso en un gol de Kimmich al 17´ después de un remate fuera del área, pero fue anulado porque Lewandoski rozó la pelota mientras se encontraba en fuera de lugar. Tigres terminó el primer tiempo con varias aproximaciones, pero sin concretar ninguna en un tiro al arco, más allá de un leve cabezazo en una pelota quieta en los primeros compases del partido, todo esto se logró gracias a Gignac quien fue el conductor de los avances mexicanos.

El segundo tiempo empezó muy parecido al primero, con el Bayern casi plantado en campo rival y con Tigres apenas pudiendo progresar, las ocasiones del Bayern llegaba por inercia, hasta que el cántaro se terminó rompiendo y Pavard hizo el primer y único gol en el partido en el 60´ tras un rebote que dejó Nahuel Guzmán en el área, que en una primera instancia fue anulado, sin embargo, en la revisión del VAR se dio por válido. A partir de este punto a Tigres le costó mucho más el partido y rara vez pasaba la mitad de la cancha y Gignac no apareció como en la primera mitad. Finalmente, todo esto se mantuvo hasta el pitido final que certificó al Bayern Múnich como campeón del mundo.

Con este título el Bayern Múnich empieza el año con pie derecho que se ve muy prometedor para los jugadores del equipo muniqués que dentro de poco tendrán su partido de ida frente a la Lazio el 23 de febrero. Mientras que Tigres volverá a México a disputar el torneo Clausura donde marchan 8° con 7 puntos.

Escrito por

Alejandro Páez

En Twitter como: @AlejandroPZ_
Colombiano
Apasionado por el Fútbol, el entretenimiento y el buen café.