Fuente de la imagen: Hannibal Hanschke, Reuters.

Este sábado el Red Bull Arena fue testigo de como su equipo volvió a ganar un partido muy cerrado y con pocas ocasiones para ambos clubes, en esta oportunidad fue el Bayer Leverkusen quien cayó victima de la gran efectividad del RB Leipzig y la poca producción de sus jugadores en ofensiva ya que a pesar de haber ganado la posesión del balón (54%) y la cantidad de disparos al arco (3) en casi ningún momento del partido sintió que pudiera hacerle daño a su rival, todo lo contrario al Leipzig que después del gol encaminó el partido y se sintió cómodo defendiendo y contragolpeando cada que podía.

El conjunto dirigido por Nagelsmann salió con su ya tradicional 3-5-2 conformado por: Gulacsi, Mukiele, Upamecano, Klostermann, Tyler Adams, Dani Olmo, Sabitzer, Angeliño, Nkunku y Sorloth.

En cuanto a lo comandados por Peter Bosz alinearon un 4-3-3 con: Hradecky, Fosu-Mensah, Tah, Tapsoba, Wendell, Demirbay, Charles Aránguiz, Wirtz, Diaby y Bailey.

El Bayer Leverkusen planteó un partido sin sus goleadores (Alario o Schick) pues, Bosz optó por esperar y contragolpear con Diaby, Bailey y Wirtz, sin embargo la primera parte careció de ocasiones claras de gol y los 2 equipos no pasaron de los 2 disparos a puerta, solo 1 por parte de la visita, lo más destacado de estos primeros 45´fue una entrada de Kampl a Charles Aránguiz que pudo haber terminado en roja directa, sin embargo el arbitro desestimó la acción y no amonestó a Kampl, esto generó mucha indignación en los visitantes lo que derivó en una pequeña pelea entre equipos cuando se alcanzaban los 45´.

A diferencia del primer tiempo, la segunda parte fue mucho más animada gracia a Nkunku, quién logró acomodar una pelota que le había quedado a media altura y tras mantenerla en su poder con un sutil toque, remató casi de primera y fusiló el arco de Hradecky poniendo en ventaja a los Toros al 51´. Tras esto Peter Bosz reaccionó de inmediato dando ingreso a Schick y a Bellarabi, sin embargo, los visitantes no mostraron mejoría y no pudieron generar muchas aproximaciones y el Leipzig tampoco pudo aprovechar los contragolpes que tuvo a lo largo del segundo tiempo. Esta tónica se mantuvo hasta finalizar el partido. Minutos en donde Gulacsi salvó un tiro a quemarropa de Alario e inmediatamente después rechazó un cabezazo de Schick que hubiera supuesto el 1 – 1.

Con este resultado el Leipzig se posiciona 2° con 38 puntos y recorta un poco de distancia con respecto al Bayern Múnich que marcha 1° con 45 puntos. En cuanto al Bayer Leverkusen volvió a caer tras el 0 – 1 ante el Wolfburgo la fecha pasada, y la última vez que sumó fue en el 2 – 1 contra el Borussia Dortmund. Sin embargo, es probable que vuelva a la victoria este martes cuando se enfrente al Rot-Weiss Essen por la Copa de Alemania, así mismo, el Leipzig se medirá ante el VfL Bochum el miércoles también por la Copa de Alemania.

Escrito por

Alejandro Páez

En Twitter como: @AlejandroPZ_
Colombiano
Apasionado por el Fútbol, el entretenimiento y el buen café.