Captura de video.

CIUDAD DE MÉXICO.- Para el técnico de Pumas, Andrés Lillini, la desafortunada indisciplina sanitaria del lateral Alan Mozo fue un error; «es un ser humano; se equivoca en un momento en que no se debe equivocar», afirmó ante medios de comunicación tras la derrota de este domingo 2-0 en su visita al Querétaro.
El estratega felino reconoció que esta situación para el canterano universitario «es un momento de enseñar, de educar, de que recapacite. Vamos a enseñar que esas cosas no se deben hacer», esto luego de que se diera a conocer que el defensor fue separado del plantel por haber violado los protocolos de salud cuando, en esta semana, fue captado bebiendo con un grupo de amigos en un restaurante en pleno semáforo rojo epidemiológico por Covid-19 en la Ciudad de México.
Lillini agregó que Alan Mozo «pidió una disculpa [al plantel] pero las disculpas deben ser parte de decir ‘no lo vuelvo a hacer más'». Sobre la multa impuesta en el equipo y la ordenada por la Liga MX, dijo que éstas corresponden a una suerte de entender que «el hijo se equivocó y el padre tiene que aplicar un castigo».
Sobre la caída en el Estadio Corregidora, el argentino analizó: «nos faltó movilidad y ese pase en tres cuartos de cancha para habilitar; son cosas que tenemos que manejar, creo que el equipo propuso siempre». Agregó que ante Gallos no fue el mejor partido de Pumas pero que en todo momento su equipo se tuvo la intención de agredir al rival, de quien opinó «no fue superior en juego a nosotros».