CIUDAD DE MÉXICO.- En el primer episodio de la final por el título del Guard1anes 2020, Pumas y León midieron fuerzas y negociaron un empate en Ciudad Universitaria. Ya en instancia final y sin apoyo de la posición en la tabla, ambas escuadras dejan en equilibrio la definición del campeonato que se jugará el próximo domingo en el Estadio León.

El inicio de la primera parte tuvo impresa la mística de Pumas de morder al rival, de apretar las jugadas y de pelear todos los espacios en el césped. Tan pronto fueron acumulándose los minutos en el cronómetro, la escuadra local incrementó su posesión de la bola y merodeó el área esmeralda con intentos -sin fortuna- de Dinneno, González, Vigón e Iturbe.

Una vez que el choque se acercaba a la primera media hora de juego, el León se acomodó mejor en la cancha y se sacudió el asedio de los auriazules. Fue hasta pasados los 37 minutos que el conjunto dirigido por Ignacio Ambriz logró pisar con mayor peligro el área defendida por Julio González, sin mayor peligro que un par de acercamientos que resolvió el guardameta local.

El duelo en su primera parte se fue al descanso con los cartones inmóviles. Para la segunda mitad, los Panzas Verdes ajustaron su ataque con la entrada del argentino Emmanuel Gigliotti. Por su parte, los Pumas se vieron obligados a meter a Carlos Gutiérrez por la lesión de Juan Iturbe, al 52′.

Faltas, juego forzado, choque y pases incompletos fueron los protagonistas del segundo tiempo. Los de la UNAM le metieron intensidad al encuentro. Al 71′, Juan Pablo Vigón recuperó en media cancha, sirvió para Gutiérrez por el corredor izquierdo y éste sirvió para el matón universitario: Carlos González, quien en el área conectó de cabeza para picar su testerazo y así colgó el primero en el marcador.

Tras la sacudida en la portería esmeralda, los visitantes perdieron la orientación y empezaron a meter la pierna con mayor vigor, situación que le llevó a Jaine Guerrero a ver la roja al minuto 81. León, sin embargo, no bajó los brazos. Con poco merecimiento pero sí mucha fortuna y olfato, al 89′ la Fiera encontró el gol del empate en los botines de Gigliotti, quien en el área chica de los universitarios desvió un servicio que terminó incrustado en la red auriazul. Los cartones se emparejaron cuando la visita juagaba con 10 en la cancha y cuando los capitalinos se veían mejor sobre el terreno de juego.

Tras los 90 más el agregado, los rugidos de ambas fieras quedaron igualados en el Olímpico Universitario y será en Guanajuato donde definirán quién bordará la octava estrella en su playera.