CIUDAD DE MÉXICO. – Este domingo, los Pumas de la UNAM derrotaron 4-0 a la Máquina de Cruz Azul en la Cancha del estadio Olímpico Universitario, igualando así el marcador global 4 a 4 y consiguiendo su pase a la final del futbol mexicano, gracias al segundo lugar general que obtuvieron en el torneo regular.

Los de Universidad llegaban a casa con desventaja de 4 tantos, debían apelar a la hazaña deportiva y a su garra. Rápidamente, a los 4 minutos, Juan Ignacio Dinenno remató un balón que quedo libre en el área Celeste, venciendo al joven arquero Sebastián Jurado, quien suplió la baja de Jesús Corona por Lesión.

Luego de un encuentro bastante disputado, en el que hubo jugadas de peligro para ambos equipos, el mismo Juan Dinenno, a los 37’, tiró a gol después de un disparo de Juan Manuel Iturbe que había sido rechazado por el guardameta de la Máquina, para así ampliar la ventaja momentánea. La jugada tuvo que ser revisada por el VAR; sin embargo, se determinó que la anotación era legítima.

A los 41 minutos, tras un rebote proveniente del zaguero Juan Escobar, el paraguayo Carlos González cruzó el esférico para poner el 3-0 en el tablero que le daba esperanza a los Universitarios.

Foto: Imago7

Casi al finalizar la primera parte, a los 45’, Jonathan Rodríguez cayó dentro del área luego de un choque con Nicolás Freire, en donde de primera instancia, el árbitro señaló el punto penal, lastimosamente para los visitantes, al revisarse el incidente, se pitó un fuera de lugar por parte de Luis Romo, por lo que este sería invalidado.

Para la segunda mitad, tras mucho correr y buscar el ansiado cuarto gol, a los 89’ de tiempo corrido, el lateral Alan Mozo centró una pelota que llegó a Juan Vigón, quien con la pierna derecha perforó la red e inclinó la eliminatoria en favor de los del Pedregal. Con el 4-4 global, los Auriazules accedían a la pelea por el título y sentenciaron una nueva y dolorosa caída celeste.

Ahora, los Pumas se enfrentarán a la escuadra de León el próximo jueves y domingo, aún con horario por definir, en lo que será un duelo por la octava estrella, puesto que ambos clubes cuentan con siete títulos hasta el momento.