Ciudad de México.- El día de mañana se jugará el partido de vuelta entre Pumas y Cruz Azul como parte de las semifinales del Torneo Guardianes 2020. Recordemos que el marcador global es de 0 – 4; un panorama muy difícil para los universitarios.

El problema con los felinos radica en el gol de visita, ya que no pudieron aprovechar la ventaja el pasado jueves en la cancha del Coloso de Santa Úrsula. Ahí no acaba todo, pues el estadio Olímpico Universitario ha sido el inmueble donde mejor le va de visita en los últimos 15 años a los cementeros.

Sin embargo, Andrés Lillini buscará sacarle provecho a la localía, representa un duro compromiso pero no será sorpresa ver a la artillería pesada de los auriazules desde el inicio del cotejo. A toda costa buscarán estar dentro de la Gran Final del fútbol mexicano.

Por otra parte, La Máquina se busca afianzar de esta llave con la gran ventaja que sacaron en casa, con un gol que marquen complicaría mucho a su adversario para alcanzarlos. Por obvias razones Siboldi no durará en ampliar la diferencia, no obstante, el cuadro cementero contará con una baja, pues Adrián Aldrete presenta un esguince de segundo grado en el tobillo izquierdo.

Todo listo para que se celebre el último partido de las semifinales del certamen. Un Pumas enfocado para darle la vuelta a los capitalinos y unos cementeros que buscarán clavar el último clavo de la tumba felina.