Cruz Azul Pumas semifinal

Cruz Azul sueña con otra final de Liga MX y después de 90 minutos tiene su boleto prácticamente asegurado para la del torneo Guard1anes 2020. De manera similar a lo ocurrido con Tigres, la Máquina hizo un despliegue de buen futbol y se impuso 4-0, con lo que tomó un ventaja importante en la serie de la semifinal ante Pumas.

Luis Romo
Con el 4-0, el Cruz Azul dejó prácticamente definida la serie. Foto: Especial

Menos de 15 minutos necesitaron los cementeros para sentenciar el encuentro, pues desde el arranque se toparon con unos universitarios muy pasivos y erráticos. Las fallas en la salida fueron lapidarias para los felinos, que aunque en el segundo tiempo tuvieron la posesión, no pudieron acortar distancia y hacer el gol de visitante que les diera vida y esperanza.

Roberto Alvarado, que dejó atrás la fase regular y mostró una versión mejorada de sí mismo, hizo el primero del juego en pelota parada luego que Alan Mozo (2′) se quedó plantado y no salió junto con el resto del bloque. El defensa de los Pumas habilitó al atacante cementero y en el límite del área chica definió sobre la salida de Julio González.

El equipo de Andrés Lillini no había terminado de digerir el primer tanto cuando cayó el segundo, una majestuosidad de Rafael Baca (8’) que sorprendió a propios y extraños. Sin pensarlo dos veces, el mediocampista prendió con fuerza un rechazo que llegó hasta sus pies y el balón se coló en el ángulo, sin posibilidad alguna para González.

Rafael Baca
Rafael Baca hizo el segundo gol de Cruz Azul. Foto: Especial

Por último fue Luis Romo (13’) quien prácticamente sentenció el encuentro en el primer cuarto de hora. Una vez más el gol estuvo precedido por una falla de los felinos, que perdieron el balón en la salida y permitieron que los cementeros hilaran una nueva jugada de peligro que terminó con del remate de bote pronto de Romo.

En la última parte del primer tiempo los Pumas equilibraron un poco el juego, pero sin generar disparos a puerta. Para la segunda mitad, Cruz Azul se dedicó a jugar con el resultado y aunque su rival tuvo cuatro disparos, solo uno exigió el lance de Jesús Corona, que controló el resto con calma y tranquilidad.

Estuvo más cerca la Máquina de ampliar la ventaja con Roberto Alvarado (65’), pero la jugada se anuló por fuera de lugar. Pero sí llegó el cuarto para los de la Noria. Tras una excelsa asistencia de Santiago Giménez (95′), Romo hizo su tercer gol de Liguilla en el mano a mano con González y prácticamente puso el último clavo en el ataúd de Pumas, que necesitarán un milagro en CU el domingo.