Dependen de sí mismos

Como aficionados a los Pumas hemos desarrollado una especie de sentido arácnido… Esta especie de sexto sentido que por un momento se enciende para decir “¡Cuidado!, algo está por suceder” …

Esa misma sensación está surgiendo cada día que pasa previo al duelo contra Cruz Azul. Aclaro, esto no es miedo, por que la verdad es que esa “Maquina” celeste parece más averiada que otra cosa y muy cerca de descarrilarse, es más bien que este escenario últimamente ha sido complicado para Pumas… Depender de ellos mismos.

Crédito: Imago7

Cuando la última palabra cae en el conjunto universitario, hemos visto un sinfín de veces como sufren y dejan ir oportunidades de oro. Es en estos momentos en los que la voluntad de hierro cobra más importancia.

Una victoria es todo lo que necesita Pumas para calificar directo. Evitar el repechaje es más que necesario pues el equipo no tiene un plantel basto y la suma de partidos podría ser una sentencia adelantada a una eliminación CATASTRÓFICA.

Crédito: Imago7

Hemos llegado a un punto crítico, en el que los “Universitarios” ha elevado la vara que muchos (un servidor incluido) pusimos. Pocos creían capaz a este equipo de poder calificar y estar peleando clasificación directa. Nos mostraron que sí podían.

Exigirles una victoria contra Cruz Azul puede parecer mucho o poco dependiendo de a qué Pumas se lo pidas… ¿Al que casi pierde contra Chivas hace unos días? ¿El que le ganó a San Luis? (que tampoco es mucho).

Podemos ver a un equipo inspirado y capaz de sorprender a todos o uno haciendo el ridículo. Realmente no se puede saber qué rostro veremos del equipo. ¿Calificarán directo o los veremos disputar el repechaje?

Tendremos que esperar al sábado a las 9 de la noche hora del centro para saber qué sucederá. Y recuerden… esperen poco para que la sorpresa sea enorme o la decepción sea poca.

Crédito: Imago7