El encuentro disputado en Ciudad Universitaria fue aire puro en cuanto a vías de encontrar el gol, mucha culpa tuvo Pumas, con laterales tan adelantados y en búsqueda de ocupar el campo rival a través de la presión alta, obligó a Chivas a salir en largo, al no ser su fuerte (ni siquiera crear ventajas en zona defensiva con Sepúlveda, Mier y Gudiño) se aprovechó el talento en ofensiva, sin embargo, sigue siendo mera calidad que hace competir al equipo.

Los XI

4-4-2 habitual con Flavio Álvarez situándose como llegador para complementar los centros realizados durante el partido, así cae el gol del empate tras el asedio del segundo tiempo, el problema de todo el partido, la profundidad de la defensa auriazul dejó los espacios necesarios para jugadores con el desmarque como mayor virtud, Mozo y Mayorga abusaron de ir tan arriba.

Como bien se sabe, los laterales rojiblancos han mantenido un margen de ofensiva al no buscar ir más allá por así decirlo, sin Macías, Vega tuvo mucha más movilidad a la habitual para aprovechar y juntarse con Jesús Angulo, el más adelantado como esta vez pudo ser explotado, Uriel Antuna a las espaldas de toda la línea defensiva rival.

Un partido sin mediocampo dominando pero con destellos

Ambos sumaron más de 300 pases, teniendo en cuenta que no hubo dominio claro, Pumas aprovechó una de sus grandes virtudes al robar desde el centro del campo, a partir de ahí el retroceso del Guadalajara es normal para proteger su portería, algo que no le ha salido para nada bien. 

Es por eso que la labor realizada por Fernando Beltrán de recuperar los rechaces, orientar hacia un posible receptor y encontrarlo rápidamente da una de sus mejore exibiciones del torneo pero gracias a que el juego tan “abierto” permitió esa soltura natural para buscar tanto a Vega como a Antuna, por ratos se posicionó entre los centrales y en otros lapsos como interior en izquierda. 

Futuro alentador

La ausencia del cuerpo técnico fue determinante para juntar a un mediocampo que ha estado teniendo oportunidades fuera del primer equipo, Eduardo Torres y Oscar Macías vieron minutos y todo debido a Francisco Javier “Pichas” Robles en con la influencia desde el banquillo, donde con toda la incertidumbre tras los casos de indisciplina es una luz de cara al futuro del plantel, con jugadores que pueden ser complementarios para el equipo y con talento natural para brillar pronto en primera división.

El contexto tan favorable para que el equipo fuera pragamatico tras la ventajan rápida puede funcionar sin ser protagonista con el balón en posesión, pero pocos equipos pueden ser aptos para ellos, ya sucedió ante Tigres, podría pasar ante León y nada más, el problema es tener que defender tanto tiempo cerca del área ante tales situaciones, un equipo al que le hagan 5 goles pero pueda hacer 6, el problema es que si en teoría, Toluca marca 1, no hay opciones o se habían mostrado soluciones por el bloque defensivo rival, el sábado pasado había muchas oportunidaes para encontrar la anotación con espacios, asi que, si en liguilla se encuentran un partido de esta manera, hay que replicar lo de C.U. encontrar a Antuna y aprovechar las opciones de ángulo, Vega, Brizuela y poner a rematar a J.J. Macías cuando regrese, de ser así, se puede competir.