Por: Omar Ortíz y Johan Corona 

¿El duelo entre grandes con la rivalidad más sana? Muy probablemente. Chivas y Cruz Azul llegan a la recta final del torneo con la necesidad de puntos. Estarán en la liguilla, ya sea de forma directa o en el repechaje. Pero antes de esto se enfrentarán en la jornada 15 del Guard1anes 2020.

CHIVAS

El equipo rojiblanco llega a su cita ante los celestes con una buena cantidad de puntos conseguidos, en donde han tenido factores diversos para aprovechar las situaciones del encuentro, repliegue ante Tigres para buscar a Uriel Antuna, contra Necaxa un Alexis Vega que se cansó de estar como mediapunta sin lograr conexiones y pasando a ser jugador de banda para encontrar los 3 puntos, y  ante Mazatlán jugando con un hombre de más bastante tiempo a duras penas logró generar jugadas de peligro, aunque las estadísticas digan que medianamente se tiene el balón, poco se hace con el mismo.

El equipo utiliza una variante de 4-3-3, en fase de presión 4-4-1-1, este es su parado distinto ante Atlas, donde buscó aprovechar a Antuna como punta de lanza, pero regreso al 4-3-3 y encontró los goles en base de su mejor jugador y una pérdida del rival rápidamente aprovechado la transición, dicho parado inicial ha ido en “mejoría” por virtud de Víctor Manuel Vucetich, a partir de ello caen los goles en el Clásico Tapatío pero también desde el banquillo y con modificaciones, los goles rivales.     

Te puede interesar: Rebrote en Guadalajara

En ciertas fases ofensivas pasa a línea de 3 con José Juan Vázquez o Jesús Molina intentando descender y buscar que el juego posicional abra brechas rivales, la mala ejecución del mismo provoca un nulo aprovechamiento de la posesión, por lo que la virtud de este equipo es aprovechar las perdidas del rival para encontrar la portería rival.

La virtud de los rojiblancos parece dictada en el 2do y 3er gol ante Atlas, se nota una capacidad de asociación, pero del pie de ciertos jugadores, Beltrán y Dieter, para aprovechar los movimientos, como el de Brizuela ahora como interior o en algunos casos Jesús Angulo, la clave en definitiva, Uriel Antuna que toma distintos roles buscando espacios, desbordes y sobre todo el arco rival, pero ante un equipo que maneja bien el juego directo y espacios en largo llega la desventaja rojiblanca, tener tan cercanos al área al rival. 

Disparos en el primer tiempo de Atlas
Disparos en el primer tiempo de Atlas

 

Disparos en el segundo tiempo
Disparos en el segundo tiempo

En perspectiva, el primer tiempo del juego pasado fue prácticamente de Chivas, tras la ventaja siempre se busca mantener el resultado, demasiadas acciones de gol del rival frente al marco, si aún con línea de 5 defensores generan y generan es difícil pensar que hay un “orden defensivo” y menos si se reciben 2 goles en ese lapso final, por lo que Cruz Azul tiene condicionantes para aprovechar tanto la espalda de José Juan Vázquez al ser un perseguidor, en al anterior juego se cansó de ir por Malcorra dejando espacios claves, también buscar la proyección de sus laterales y encontrar fases de recuperación a través de lo intimidantes que puedan ser Santiago Giménez y Jonathan Rodríguez al apretar la salida de los centrales rojiblancos, habrá que ver como encuentra Guadalajara vías de gol que no vayan más allá de circular la pelota “sin ton ni son” y romper la presión rival.

 

CRUZ AZUL

Por su parte, los dirigidos por Robert Dante Siboldi llegan a este compromiso tras una mala racha; 3 partidos seguidos sin sumar y dos derrotas: vs Tigres y vs Toluca, el empate fue ante Tigres. 26 puntos y la cuarta posición en la tabla general son los números de La Máquina; de ser el líder general a pelear por uno de los 4 boletos directos a las instancias finales.

Últimamente el estratega uruguayo ha apostado por un 4-3-3 o un 4-2-3-1. Ha intentado varias cosas a lo largo del torneo, Luis Romo como un interior, prácticamente en la zona de mediapunta, El mismo Romo, Yoshimar Yotún, Ignacio Rivero y Rafael Baca alternando los 2 o 3 puestos disponibles en la media, Jonathan Rodríguez y Santiago Giménez como doble 9 o incluso el mexicano de referencia y el charrúa como extremo izquierdo, también llegó a prescindir de «Santi»…en fin.

También ha llegado a utilizar por momentos a Misael Domínguez y Alexis Gutiérrez como revulsivos. Y ha intentado recuperar a Roberto Alvarado y a Elías Hernández; aunque ha tenido más fortuna con el primero.

Cruz Azul vs Tigres, calificaciones por Sofascore
Cruz Azul vs Tigres, calificaciones por Sofascore

El principal problema de los celestes es el ataque con la posesión del balón. Aunque también ha presentado problemas en las primeras zonas del campo, eso no ha sido lo más complicado. Los problemas vienen en el penúltimo y último toque. Esta situación se ha vuelto más grave en contra de rivales con bloques bajos (Querétaro, Puebla, por mencionar algunos), y también cuando se ha visto abajo en el marcador. 

Ser más proactivo es una deuda pendiente de Cruz Azul desde hace varios torneos. Incluso el torneo pasado el mejor momento de Cruz Azul (4-4-2/4-2-3-1) era cuando los partidos se centraban en un ida y vuelta, transiciones tras presiones cementeras que derivaban en llevarle rápìdo el esférico a elementos como Jonathan Rodríguez y Orbelín Pineda.

Para ti: ¿Tú de qué vas, Cruz Azul? 

Justo en «Orbe» es en quien recae la mayor responsabilidad del juego entre líneas; poder ser el enlace entre lo partido que llega a terminar el cuadro capitalino por momentos. En él, en Alvarado y, por momentos, en Domínguez. 

Si bien, Cruz Azul cuenta con futbolistas capaces de crear alternativas por dentro, las cosas se han complicado ante la falta de amplitud y profundidad; labor que, ante la constante de los extremos por interiorizar, ha recaído en Adrián Aldrete y Juan Escobar. Ni el mexicano ni el paraguayo han tenido sus mejores juegos últimamente:

                 

                 

 

 

 

 

Un detalle que el mismo entrenador de Cruz Azul ha destacado ha sido la falta de efectividad. Esto me parece cierto, aunque también es notable que en el equipo escasean las opciones claras de gol; los disparos a puerta. Ejemplo de esto, lo que pasó ante Tigres: 

No es coincidencia el bajón de juego que ha tenido el goleador azul, Jonathan Rodríguez. Una pieza fundamental que necesita nuevamente tomar una seguidilla positiva de cara a lo que viene para los de La Noria. Con su mejor acompañante, Santiago, la situación podría pintar mejor. En el banco, Milton Caraglio, prácticamente es poco considerado. 

Como hemos podido ver, si bien, los resultados y la reflexión en Cruz Azul pueden resultar contrarios: buenos partidos con resultados negativos y viceversa, la maquinaria de Siboldi debe pulir varios engranes y en distintos momentos, aunque queda claro en cuál debe priorizar, para ser nuevamente un candidato fuerte en la fiesta grande.