Comienza una nueva batalla entre los que ven la vida en blanco y negro sin notar toda la escala de grises que hay entre un polo y otro.

Es cierto que esta tarde los 3 puntos se fueron a la bolsa merengue, también es cierto que se notan las mismas deficiencias en las transiciones defensivas que tanto daño le han hecho al equipo en los últimos años, pero la derrota de hoy ha sido diferente a las de Roma, Liverpool o Lisboa.

Hoy se ha mostrado un poco de rebeldía propia de los 3 jugadores menores de 21 años en el equipo, hoy han demostrado carácter a la hora de enfrentarse a la jerarquía de jugadores como lo son Courtois y Ramos, hoy se ha visto el futuro ser mas presente por urgencia mas que por proceso. Hoy Dest, Pedri y Ansu alzan la mano para decir que están preparados para los grandes momentos, al final, los que salen debiendo hoy, son los que si han estado en las caídas que han generado esta crisis. 

Y vamos, esta organización tiene muchos años jugando a algo, varios de los jugadores de este equipo, jamás han jugado a otro cosa que no sea el futbol posicional, es absolutamente normal resultados como los de hoy en un equipo que viene en franca reconstrucción no solo en jugadores, también en estilo de juego. Es absolutamente normal, los errores en la comunicación, en los movimientos y en las transiciones, ¿Cuándo habían jugado juntos, Dest, Alba, Pedri, Cou, Ansu y Messi? Todos los que queremos estos colores tenemos que tener en mente que es un equipo nuevo, con ideas nuevas y por lo menos hoy de nuevas sensaciones.

Foto: EFE
Foto: EFE

El sabor de las derrotas en Champions, nos dejó un sabor desagradable porque no había esperanza, la derrota de hoy es como cuando pruebas por primera vez el chocolate amargo, que tiene un sabor fuerte, amargo, valga la redundancia, pero al final, sabes que estás comiendo un dulce (que además es el que mas propiedades y beneficios para la salud tiene, pero de cocina y alimentos hablamos en otros espacio).

Este no es un espacio de análisis táctico para eso están otros grandes analistas que seguro en las próximas horas escribirán lo que pasó en la cancha. Pero lo que es un hecho es que después del penal, jugadores y cuerpo técnico han perdido el partido mas en lo anímico que en lo futbolístico. Son muy pocos los partidos de Koeman en el Barcelona para hacer una comparación, pero hoy me hizo recordar una frase que constantemente dice Luis García en México o Valdano en España en los partidos que les toca analizar, “no por amontonar muchos delanteros estas mas cerca del gol”, esperemos no ver mas seguido estos intentos desesperados de buscar un resultado por los hombres y no por lo trabajado en la semana.

Vienen días determinantes en Barcelona, se enfrenta a la Juventus en la semana y el gobierno Catalán a dado el visto bueno para realizar la votación de censura para Bartomeu a pesar de las artimañas del presidente para posponer la votación y seguir maquillando los números, muy pronto sabemos si Barto es el primer presidente censurado, o uno mas que dimite antes de ser evidenciado.

Ahora toca hablar del rival, hoy se lleva los 3 puntos, no solo por la decisión del VAR y el error de Lenglet o de Neto en el tercero, hoy se lleva los 3 puntos por la superioridad moral que sus jugadores sienten al vestir la playera del Real Madrid, por un capitán que se vuelve inmenso en los partidos importantes y por esa magia mística que tienen los equipos grandes en los enfrentamientos de esta envergadura. 

La liga está lejos de estar definida, el clásico llegó demasiado pronto y estoy seguro que no determinará la posición de ambos equipos al final del torneo. 

En un momento en que los reflectores apuntan hacia otras competencias, como la Premier o la Serie A, el Barcelona y el Real Madrid nos regalaron 90 minutos de un gran espectáculo y que ambos equipos, con el nivel mostrado el día de hoy, sin duda tienen que seguir siendo los grandes favoritos para llevarse el título de la liga.

Nos leemos pronto de nuevo ya que estoy seguro que otro impulso por las letras recorrerá mi cuerpo al término de la jornada mexicana.