“Honrar Honra”
Con esta frase que me dijera uno de mis primeros jefes en la vida profesional, quiero comenzar este texto agradeciendo a Johan Corona y a todo el equipo de Infinito Futbol por la oportunidad de darme un lienzo en el cual expresar mis ideas en texto.

Como algunos de ustedes saben, además de ser un apasionado de la música y el futbol, también soy un profesional de la psicología, de hecho, en mi día a día es mi profesión, luego entramos a la redes sociales o al escenario y Emmanuel se transforma en el Macky que ya conocen, o que conocerán a través de este espacio.

Así que a manera de una analogía no tan complicada de visualizar, el Diván de Macky pretende ser un espacio en el cual, platique con ustedes como si de una relación Terapeuta – Usuario estuviéramos hablando, en el que ustedes son el terapeuta y yo el usuario que acudo al diván a desenmarañar las ideas en mi mente. Dicho esto, procedo a escribir sobre el tema que nos atañe el día de hoy: La Champions League.

58 amaneceres pasaron desde que el árbitro italiano Daniel Orsato, tomó el silbato para finalizar el partido que dio por concluida la enorme y determinante campaña del Bayern Múnich para ser campeón de Europa y que el balón volvió a rodar para la temporada 20-21.

El 2020 ha sido uno de los años más complicados para la humanidad, en temas  de bienestar físico, económico y social, pero para muchos de nosotros hay 90 minutos en los cuales, la realidad de las calles, se difumina en el presente en el que vemos de nuevo a la pelota trasladarse en el rectángulo verde y siendo tratada con los mejores pies del mundo, en los mejores estadios del mundo, dirigidos por los mejores técnicos del mundo. 

Sin embargo, ahí, en las butacas vacías, en los partidos sin los cánticos tan característicos de los partidos europeos, está el constante recordatorio de nuestra complicada “Nueva Realidad”, realidad que deportivamente hablando, marcará el comienzo del ocaso de los héroes de los últimos años y el ascenso de los jugadores cuyos apellidos veremos en los jerseys de los aficionados en las próximas décadas.

Temporada, en la que de entrada ni el Barcelona ni el Real Madrid parten como favoritos, en el que Bayern buscará repetir su hazaña de goles y victorias, en la que Guardiola y el City intentarán saldar la deuda que tienen con la afición, la directiva y la inversión de los últimos años.

Te puede interesar: Mal día para los mexicanos en Champions

Temporada en las que el PSG, Juventus, Liverpool, Ajax y Atlético parten mas favoritos que años anteriores, en el que Lazio, Atalanta, Leipzig, Chelsea, Sevilla, Inter, Porto tratarán de ponerse ante los ojos del mundo como equipos que tienen que ser considerados como candidatos y temporada en la que equipos como Istanbul, Rennes, Krasnodar, Ferencvaros, Midtjylland y el Monchengaldbach, (Que los últimos 3 los he dejado de último y me he pensado mucho si escribirlos o no), en parte se dan por satisfechos al tener a grandes figuras visitando sus estadios.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Será una vez más un torneo atípico, con muchas bajas, con muchos contextos en el cual analizar los resultados y que sin duda es bastante complicado decantarse por un favorito ya que si algo sabemos de esta competencia, es que una mala noche te deja fuera y a pensar en los otros torneos.

Pero lo que no cambia, es la efímera felicidad que genera escuchar el himno mientras los jugadores salen del túnel para acomodarse para la ceremonia protocolaria, lo que no cambia es la calidad de los goles, lo que no cambia son la complejidad de los planteamientos tácticos, lo que no cambia es la sensación de gritar el gol del equipo que apoyas o del rival del que odias, lo que no cambia es la sensación de estar siendo testigos del mejor futbol del mundo: La Champions League.