En el partido más esperado de la jornada 12 del Guardianes 2020, el Cruz azul y el América no pudieron abrir el marcador en el Estadio Azteca. Entre imprecisiones, lluvia, polémica arbitral y muy poca creatividad para atacar, ambos equipos quedaron a deber en un empate 0-0.

Cruz Azul fue el equipo con más llegadas e intención de ofender, sin embargo, sus hombres de ataque no estuvieron finos en la definición y sobre todo en el último pase. Santiago Giménez y Jonathan Rodríguez desperdiciaron las jugadas más peligrosas de cara a gol. Dentro de lo destacado fue la participación del volante Luis Romo, partiendo desde una posición más retrasada de lo habitual, lo que le dio al equipo azul mayor equilibrio en medio campo y salida de balón más limpia desde atrás.

Por su parte, el América se vio afectado por las lesiones antes y durante el juego. El portero Guillermo Ochoa tuvo molestias musculares en el calentamiento que le impidieron comenzar el juego, y ya en el partido salieron lesionados los zagueros centrales, Sebastián Cáceres y Emanuel Aguilera. Las águilas mostraron una buena cara en el primer tiempo y tuvieron algunos acercamientos a portería contraria con Henry Martin, sin embargo, en la segunda mitad únicamente defendieron el resultado y renunciaron a ir al ataque.

En el comienzo de la segunda parte se dio la jugada más polémica del partido, en donde el arquero Oscar Jiménez llegó tarde en su búsqueda del balón y tropezó al cruzazulino Ignacio Rivero, en lo que parecía un penal muy claro. Para sorpresa de todos, ni el var ni el arbitro intervinieron y dejaron pasar la jugada sin revisarla.

Con el resultado los cementeros soltaron el liderato general y quedaron rezagados en el segundo lugar de la tabla con 26 puntos, mientras que los azulcremas alcanzaron la tercera posición con 24 unidades.

 

Fotografía por Cruz Azul Fútbol Club.