Pocas cosas positivas tras el triunfo del Guadalajara por marcador de 2-1 ante Mazatlán, con más de 60 minutos tras tener la ventaja, el equipo generó pocas acciones de peligro y de nueva cuenta mostró mecanismos de llegada a la zona rival pero debemos repasar lo importante.
Cambios en la alineación. 

El parado inicial no se modificó, 4-4-1-1, con Brizuela como media punta y Vega pasó al extremo de campo, además de Uriel Antuna se colocó por banda izquierda, lo más interesante, ‘Gallo’ Vázquez y Jesús Molina en el medio de campo para contener al rival, plan inusual si Mazatlán cedió la pelota.
La expulsión obligó a modificar y tener a sus jugadores más cercanos para evitar los pases entre líneas, Chivas encontró muy pocas conexiones ahí, además de no tener a jugadores para lanzar el balón y encontrar a su desmarcador (Antuna).

Reconversión; un Isaac Brizuela interior/mediapunta.
Desde hace tiempo las funciones de Isaac como extremo buscando línea de fondo y aprovechando su regate han ido a la baja, notable por la edad al igual que el cambio de ritmo y velocidad en carrera pero donde también se ha mostrado conectado con el juego cuando va por dentro interiorizando, habrá contextos donde no será bueno como último pase, en trancisiones funcionaría, lo más importante es que dejaría espacio para su lateral, Jesús Sanchez, quizás Madueña podría ser una solución más profundo al frente.

Para el segundo tiempo y Vucetich buscando cerrar un encuentro ante 10 jugadores, ‘Cone’ pasó de enganche a extremo por izquierda a lateral por el mismo sector, seguro lo seguiremos viendo cerca de la base donde también se ha desarrollado en otros partidos, tiene cosas como visión para pases filtrados pero será difícil para dar buenos apoyos con los demás.

Los bloques bajos siguen dañando y los cambios fueron inoportunos. 

El mediocampo a fue poco completaría, a pesar de eso hay que rescatar el partido de José Juan Vázquez, bien a la hora de recuperar y dar pases a sus jugadores cercanos, sin necesidad de persecuciones fuera de zona es normal verlo con buena efectividad, pero de tener a un lado a un mejor jugador para encontrar a Antuna, que se cansó de buscar opciones con sus rupturas, el balón careció de idea en medio campo, tras la expulsión solo 2 o 3 acciones fueron de peligro real, tanto tiempo para siquiera encontrar la portería rival.


Bastantes malo fue ver a Eduardo López entrar al campo e intentar darle flujos al equipo, donde ya no tenía a quien pasar, si acaso las subidas de Calderón ya que Vega y Antuna salieron para darle entrada, inusual para buscar ataques en largo, un terrible manejo de la ventaja por que eso implicó que Mazatlán de a poco encontrara robos, por lo que Vuce prefiero usar una línea de 5 céntrales con Briseño siendo el último elemento defensivo.

Difícil ver las soluciones de este equipo, incapacidad para abrir un mediocampo muy cerrado y peor aún, con 9 jugadores detrás del balón, de seguir así, habrá muy poco que ofrecer en la liguilla, solo recuerden: “ El equipo que gana no significa que lo está haciendo bien“.