Se terminó una semana que marcó una división total en la afición auriazul. Por un lado, tenemos a los que, por el invicto en las primeras 5 jornadas, decidieron que el “proyecto” Lillini puede tener un buen futuro y, por el otro, a los que vemos un déficit de futbol en nuestro equipo, que sabemos que estar invictos es una ilusión y que 2 de los 3 empates tendrían que haber sido victorias.
Es una discusión ya de tiempo atrás la definición de apoyar a tu equipo. Una confusión eterna entre apoyar y solapar, entre exigir y aceptar las decisiones de directivas que se han cansado de poner a Pumas en un papel de equipo pequeño y de poca exigencia. Y esto ocurre ahora, la afición conformista ha decidido que Lillini debería mantenerse en el cargo y la directiva los ha escuchado.
Es cierto que hay una comunión total del vestidor con el argentino y su mano derecha pero hoy, después de 5 jornadas del balomié mexicano, es día que la escuadra del Pedregal no ha repetido un once inicial y poco peor, sólo 4 jugadores han repetido de inicio todos los partidos (Talavera, Freire, Dinenno y González), ¿preocupante no?

En Universidad no se ha podido consolidar ni siquiera una línea defensiva. Johan Vásquez, que el torneo pasado fue el mejor jugador del plantel, hoy ha sido el sacrificado en los experimentos de Lillini. Está claro que el argentino no es el primero y tampoco será el último entrenador que ante la necesidad quiera convertir a un central en lateral, pero no puedes sólo lanzar al jugador al ruedo, es algo que se debe trabajar y mucho, porque el mexicano carece de ese ida y vuelta que caracteriza a cualquier lateral.
Alan Mozo regresó a la titularidad y los primeros 45 minutos contra Monterrey fue de lo mejor de Pumas, después se le pegó la apatía con la que el resto del equipo juega, empezando por el flamante capitán Andrés Iniestra. El mediocampo universitario ha sido la principal zona de experimentación ahora con «Leo» López y sigue sin encontrar la dupla adecuada que tal vez podría concretarse con la llegada del uruguayo Facundo Waller.
La pólvora está mojada en este equipo sin ideas también y es que, lo últimos dos goles universitarios han llegado desde los 11 pasos. La falta de creatividad en medio campo y los tantos cambios por las bandas ya dejaron secuelas dando también paso a juegos de regulares a malos de la dupla de atacantes Dinenno-González. Tan es así que ahora el veterano Alfredo Talavera está convertido en el mejor jugador de los felinos.

Foto: Milenio.com

Empezando el torneo, Iturbe dio un chispazo de calidad, este sábado tuvo su oportunidad como titular y terminó de demostrar por qué estaba borrado para el extécnico. Mal fin de semana en donde hasta Fraga, expuma, colgó el primer cero en la historia de Mazatlán y, como dijo Palencia, el recién creado Mazatlán dominó a Universidad.
Este sábado toca visitar el estadio que más se le ha complicado a los Pumas en el pasado reciente y será una prueba de fuego para el plantel en el «Volcán», contra un Tigres sin portero y que viene de una derrota contra Toluca en el Infierno. Duelo de titanes con Dinenno y Gignac, que comparten la cima del goleo y que nos dará la vara para medir a los Auriazules y las aspiraciones reales que puede tener en este Guard1anes 2020 con las últimas decisiones de la directiva.