Triste, gris y decepcionante tercera jornada para el cuadro auriazul que dejó escapar 2 puntos en un partido en el que todo se le fue acomodando para llevarse la victoria jugando con 2 hombres más durante más de 50 minutos y terminaron dividiendo puntos con unos “Bravos” que lucharon todo el partido.

Como se decía la semana pasada lo de Pumas era una ilusión total al llevarse los primeros 6 puntos del torneo con un equipo completamente disfuncional en el que pareciera que todos los jugadores se conocieron arrancando el torneo y esa ilusión se terminó en tan solo 3 partidos.

Los de Pedregal necesitan con urgencia un D.T. con experiencia que se anime a sacar a flote un barco que está muy cerca de hundirse. Poco se trabajó desde el partido pasado ya que, si en Jalisco se había jugado feo, en CU se jugó horrible.

Lo que dejó ver el cuadro elegido por Lillini en el campo al parecer fue lo contrario a lo trabajado en la semana. Para la mayor parte de la afición, periodistas y analistas el cuadro universitario salió a jugar otra vez con línea de 5 con Jesús Rivas, Luis Quintana, Nicolás Freire, Johan Vásquez y Jerónimo Rodríguez, pero en la conferencia de prensa el estratega argentino les hizo saber a todos que él había sacado una línea de 4 defensores.

Foto: MedioTiempo

Es indefendible que la dupla encargada del equipo no supiera responder a tener 2 jugadores más en el terreno de juego. Con superioridad numérica desde el minuto 7 y teniendo 5 defensas nominales en el campo lo lógico habría sido modificar en ese momento, pero la primera modificación no vino sino hasta el medio tiempo sacando al canterano Jesús Rivas para ingresar a Juan Iturbe, cambio que en el campo no se vio reflejado.

Poco se puede pedir de un entrenador que, ante el mal funcionamiento de su equipo, lejos de cambiar algo o llamar a alguien para darle instrucciones, prefiere gritar “invéntense algo” y es que, sí, todos los jugadores dieron un partido muy gris pero dentro del campo no se veía ningún trabajo táctico. Pareciera que las instrucciones al entrar al campo fueron “ponte en donde menos cómodo te sientas y haz lo que quieras”, porque todos estuvieron perdidos en el césped.

Es sorprendente la confianza que sigue teniendo Lillini en el argentino Favio Álvarez, quien no se ha cansado de dar pena en los 3 partidos en los que hasta ahora ha participado. Si algo se puede rescatar de esta jornada es la participación de Carlos Gutiérrez, que por fin pudo jugar en su posición habitual y no lo hizo nada mal, de hecho, podría ser  el mejor de Pumas este domingo.

Se acabaron ya las 3 jornadas de chocolate para Pumas y este miércoles se enfrentarán a Monterrey, que por situaciones que todos conocemos, siguen siendo el vigente campeón y que, si bien no viene arrasando en la Liga, tiene uno de los planteles de mayor calidad en el futbol mexicano. Si Universidad sale a jugar como en las primeras 3 jornadas, se podría llevar hasta 4 o 5 anotaciones.