¿Qué esperar de Pumas este torneo?

Ha terminado la primera jornada del torneo Guardianes 2020. Con la cabeza fría y con la oportunidad de ver a los demás equipos puedo asegurarles; no esperen nada de los Pumas este torneo.

Comenzado por el desempeño contra Querétaro (Que ya no está bajo las órdenes del “Rey Midas”) el domingo pasado. He visto múltiples equipos jugar con línea de 5, y normalmente les beneficia en la parte defensiva, pero este conjunto universitario no se compone ni poniendo línea de seis (aunque no lo crean, sí existe).

Errores garrafales de un central “experimentado”, falta de comunicación (o de no escuchar a tu portero) y esas entradas a destiempo ponen en evidencia una vez más lo que ya se ha dicho en múltiples programas acerca de los Pumas: “El equipo juega mal y está carente de ideas”.

Pumas-contra-querétaro-guardianes-2020
Foto: IMAGO7

Soy consciente de la situación que atraviesa el club. Empezando por el lado económico (un saludo a Ares de Parga y sus millones hurtados de la Universidad) donde el club cada vez va a tener que batallar más para competir en un mercado que se encarece día con día. Y así como los tiburones en el océano que huelen sangre, los equipos pueden oler la desesperación con la que los Pumas necesitan fichar, entonces no es anormal que esos precios se eleven aún más.

Por otra parte esta la estructura técnica. Tenía confianza en “Míchel”, de verdad creía en que podía sacarle provecho a los jugadores de medio pelo que hay en el plantel y explotar a los que ya son “pilares” en el equipo. ¿Cuáles habrán sido esas razones “personales” que lo orillaron a alejarse del equipo? Sólo él podrá responder.

Foto: Gettyimages

Sin embargo desde el punto de vista de un servidor, Andrés Lillini lo respondió el domingo después del partido (de cierta forma). Cuando se le preguntó si le gustaría quedarse como director técnico de los Pumas su respuesta fue: “No (me quedo), estoy ayudando. El presidente lo que nos pide es eso, el triunfo fue del club y yo estoy para ayudar.”

Si el periodismo me ha enseñado algo es que a veces hay que tener una mente mal pensada. ¿Acaso “Míchel” pudo ver la catástrofe que vendría este torneo ante la salida de varios jugadores y la ausencia de fichajes? Muy posible y es por eso que Lillini (reconozco su inteligencia) no se quiere quedar en el banquillo. Él trabaja bien las fuerzas básicas y sería un desperidicio tenerlo en la dirección técnica haciendo el ridículo.

Foto: IMAGO7

El panorama no es nada alentador y, sin duda, podríamos ver a unos Pumas que posiblemente ni a repechaje lleguen. Sin dinero, sin idea, sin plantel y lo peor; “sin pasión” los “Auriazules” deberán de gozar cada punto que arranquen a los rivales. No esperen nada del equipo; cuando ganen, podrás gozar al doble esa victoria y si pierden realmente no será un sorpresa.

¿Puede el equipo de Pumas sorprendernos? Claro que puede, es futbol al final del día y nada está escrito en piedra. Parafraseando a Galeano, esperemos que la pelota se “eleve con gracia” y que no “caiga de mala manera”.