Las sensaciones que dejó el torneo de pretemporada no fueron grandes si hablamos de un funcionamiento colectivo, Chivas tiene un plantel que le puede y debería generar muchas ventajas durante los encuentros del próximo torneo en disputa, pero todo indica que desde el banquillo, las soluciones se están quedando cortas, lo duro es que sería el tercer torneo de Luis Fernando Tena al cargo del equipo y el estancamiento es lo que definiría su gestión.

Imágenes de vivoelfútbol.com
El equipo ha divagado en jugar según la necesidad de marcador, al estar en ventaja se nota lo poco trabajado las que se tiene “manejarla”. Las consecuencias son los pocos puntos obtenidos. Imágenes de vivoelfútbol.com

Aunado a todo ello, el aficionado en general, sobreestima que el Guadalajara va a competir, tras haberle ganado al América hace no mas de una semana, pero mucho tiene que ver el paupérrimo juego de ambos cuadros, más destellos meramente individuales de José Juan Macias y Alexis Vega, quienes se están complementando a un cuadro distinto al utilizado en torneos anteriores.

Los rojiblancos han parado desde un 4-3-3 con Jesús Molina y Fernando Beltrán en el medio del campo, medular inamovible, por lapsos Eduardo López vió acción en ese medio campo, en otras más Dieter Villalpando y terminando con Alexis Vega, por consecuencia, se trataba de un equipo al borde de iniciativa para abrir el marcador y una presión intensa, el más grande problema, estar con el marcador favorable, solo para ceder el encuentro, así se tuviera un 1-0 al minuto 30-40, el equipo se convierte en uno reactivo para jugar al contragolpe pero con los jugadores mencionados no se pueden cuidar ventajas sin tener el balón, alejarlos de ello es perder prácticamente el partido y así sucedió en varias ocasiones.

Durante la Copa GNP el parado táctico cambió a un 4-4-1-1 o en lapsos 4-4-2 para buscar ese empalme de Vega y Macías, algo que ayuda a J.J. para centrarse en la definición pero provocando que Alexis tenga el rol de último pase y apoyos, donde sin ser su especialidad, lo intenta, pero teniendo a un jugador con el número 10 en la banca que cumple ese tipo de función única en todo el plantel, verlo comer minutos sentado en la banca, no se llega a entender ¿qué busca Chivas en realidad?. De 4 encuentros solo Tigres era quien mejor cumplía el rol de protagonista para activar el plan rojiblanco y sucedió lo establecido, de arriba a abajo, domino el encuentro, llegadas fáciles por bandas y centro debido al mal escalonamiento de la zona defensiva y peor aún buscando el marcador, donde dos jugadores mostraron su importancia en un esquema que deberian favorecerles, lo demás fueron destellos de ilusión, de la que el aficionado al Guadalajara esta acostumbrado a ver y que cree, alcanzará para un torneo extraño pero que con esta liga nada sorprendería.

Pasar de un entrenador y estilo bien marcado, llegado desde Argentina con jugadores importantes en todas las zonas, parece que solo fue un buen sueño, estamos mas cerca de los Tomas Boy, Saturnino Cardozo y Luis Fernando Tena, que indica apostar por lo local  y debe ser ideal, Probablemente Ricardo Peláez lo crea, pero viendo las condiciones de lo que es y puede ser, hay una diferencia de el quien dirige y potencia el equipo, algo que se nota muy lejano a estas instancias, el fracaso es algo que esta más latente que nunca y ver un cambio a medio torneo no suena descabellado.

Fotografia de portada cortesía de Jesús Esquivel/KickImages.