Como cada nuevo inicio de torneo, el Cruz Azul y toda su afición llegan con grandes esperanzas de que el equipo luche por alcanzar la anhelada novena estrella. Después de terminar como primer lugar general del Clausura 2020, cancelado por la pandemia de COVID-19, los cementeros lucen listos para encarar el próximo torneo “Guardianes 2020”. 

Después de una pretemporada fuera de lo común y prácticamente 3 meses de inactividad, el plantel azul parece estar preparado para el inicio del campeonato.

El técnico Robert Dante Siboldi tiene definido lo que parece ser su once titular, con una base parecida a la del torneo pasado. Además, el fondo del plantel se ve fuerte, pues si bien se fueron algunos jugadores, también hubo incorporaciones que llegaron a apuntalar un equipo que de por si lucia muy competitivo. 

La primera contratación fue la del volante Ignacio Rivero, de 28 años de edad. El uruguayo llega a calidad de préstamo por un año con opción a compra procedente de los Xolos de Tijuana. Aunque el mediocampo azul parece copado por completo con Yotún, Baca, Romo y Orbelin Pineda, la calidad y técnica individual de Rivero puede aportar viniendo desde la banca o incluso desde el 11 inicial cuando el técnico quiera dar rotación a la plantilla en el torneo regular o la CONCAFAC Liga de Campeones. Además, su prurifuncionalidad le permite jugar tanto por dentro del campo como volante interior, contención y por fuera como volante abierto o incluso de lateral. 

En la que podría ser llamada la contratación más “carismática” de la temporada de fichajes, el equipo capitalino también concretó la incorporación del mexicano José “Shaggy” Martínez, quien quedó como jugador libre después de la desaparición del Monarcas Morelia. El ex Pachuca y Necaxa reforzará la lateral derecha.

La llegada a área rival y velocidad del hombre de 33 años le pueden permitir competir por un lugar en la cancha, ya sea desde el inicio o entrando como revulsivo. 

Del lado de las bajas, el delantero Lucas Passerini salió con rumbo a Aguascalientes para jugar con el club Necaxa. Después de pocos minutos de juego y un solo gol con la playera celeste, el argentino jugará a préstamo con los rayos, en donde buscará más protagonismo para poder mostrar el nivel que tuvo en el Palestino de Chile, el cual lo catapultó al futbol mexicano. 

También se despidió de la Noria Guillermo Allison, quien jugará en la recientemente creada liga de balompié mexicano con el Cancún F.C. El portero mexicano deja el club después de 15 años en la institución.

Se deben recordar los regresos de Pablo Aguilar y Milton Caraglio después de sus respectivas lesiones. El central y el atacante llegan como “refuerzos” de lujo para apuntalar la columna vertebral del cuadro cruzazulino. Ambos jugadores están listos para jugar en el inicio del próximo torneo y esperan aportar su experiencia y liderazgo al plantel.