La pandemia del coronavirus derrumbó la ilusión de los aficionados de Cruz Azul, que soñaban con ver a la Máquina proclamarse campeón en el Clausura 2020. Esperanzas que estaban por completo justificadas, ya que antes de la suspensión del torneo los cementeros eran líderes en varios aspectos, no solo en la clasificación. 

El inicio no fue sencillo para el equipo, que no sumó puntos en sus dos primeras jornadas. Las dos derrotas consecutivas, la primera ante el Atlas y la segunda frente al Atlético San Luis, provocó que algunas voces pusieran en duda la continuidad de Robert Dante Siboldi. Sin embargo, después del tropiezo ante los potosinos el equipo no volvió a perder un solo juego. 

De los 8 partidos siguientes, solo empató uno: ante Toluca en la Jornada 4 del certamen. En dicho partido, los cementeros dejaron ir el triunfo en los últimos minutos por una falla de José de Jesús Corona, quien recibió duras críticas por parte de la afición. Irónico que el arquero semanas después se erigió como héroe para que la Máquina conservara el liderato antes de la cancelación del torneo. 

Tras el empate ante los Diablos Rojos, el Cruz Azul hiló 6 triunfos consecutivos, gracias a lo cual pasaron en la clasificación del onceavo lugar al primero, donde se mantuvo las últimas tres jornadas del Clausura 2020. El conjunto celeste se despidió del torneo con 7 triunfos, un empate y dos derrotas en diez partidos.

Foto: Brenda Zamora

El secreto para la mejoría del equipo estuvo en que Siboldi logró equilibrar el ataque y la defensa, lo cual trajo resultados a nivel individual y colectivo. Como grupo, Cruz Azul fue la mejor ofensiva con 24 goles anotados y la sexta mejor defensiva con 14 recibidos, por lo que fue el equipo con mayor diferencia de goles. 

En el aspecto individual, si bien Jonathan Rodríguez fue el que más destacó como goleador del torneo, otros jugadores también se despidieron como líderes de su rubro. Tal es el caso de Elías Hernández y Roberto Alvarado, quienes junto con el uruguayo conformaron uno de los tridentes más letales del Clausura 2020. 

Líderes individuales

Además de presumir que fue el mejor equipo y la mejor ofensiva antes de la cancelación del Clausura 2020, Cruz Azul también se enorgullece de que sus jugadores destacaron a nivel individual. El más nombrado fue el caso de Jonathan Rodríguez, quien marcó 9 goles en 10 partidos y se quedó con el liderato de goleo, con una anotación más que André-Pierre Gignac. 

Sin embargo, la gran labor ofensiva de la Máquina no solo estuvo a cargo del uruguayo. De hecho ‘Cabecita’, quien también registró una asistencia a su cuenta, contó con dos grandes socios que quedarán entre los líderes del torneo en los registros de la Liga MX. Se trata de Roberto Alvarado y Elías Hernández. 

En el caso del ‘Piojo’, junto con Pablo Barrera, fue uno de los líderes en asistencias del torneo con 5. Sin embargo, el jugador de los cementeros superó al ex de los Pumas porque además de sus pases para gol hizo dos anotaciones en el torneo, por una que convirtió el canterano de los universitarios. Además, Al 

Por otra parte, Hernández fue el líder en disparos y fue el jugador que en más goles participó. En total, el ‘Patrullero’ disparó al arco en 14 ocasiones y estuvo involucrado en la generación de 9 goles, con 4 tantos y 3 asistencias. De los otros dos, en uno provocó un balón suelto para el gol de Santiago Giménez y en otro recibió la falta para que señalaran un penal que Rodríguez convirtió ante Pachuca. 

Luis Romo, pieza clave

Uno de los factores fundamentales para el funcionamiento de Cruz Azul en el Clausura 2020 fue Luis Romo. Desde su paso por los Gallos Blancos, bajo el mando de Víctor Manuel Vucetich, el jugador se adaptó para jugar tanto en la zaga como en el mediocampo, polivalencia que fue muy útil para Robert Dante Siboldi. 

Inicialmente, el estratega uruguayo los utilizó como mediocampista pero cuando las lesiones perjudicaron a la Máquina, no tuvo problema en desempeñarse en la zaga. Además, es uno de los jugadores que más minutos disputó (810), pues solamente se perdió el duelo contra Atlas en la Jornada 1, ya que cumplió con una sanción pendiente del Apertura 2019.

Foto: Brenda Zamora

Romo marcó en dos ocasiones y participó en otros tres goles, por lo que además de defensivamente fue de gran aporte en el ataque. De igual manera, fue el jugador con más distancia recorrida, con 10.5 kilómetros en promedio por partido. De todo el plantel celeste, el mediocampista fue el segundo en este rubro, apenas por detrás de Orbelín Pineda, quien promedió 10.9 kilómetros recorridos en cada 90 minutos jugados. 

Último juego contra América y Corona el héroe

Finalmente, a nivel individual, el último jugador a destacar es José de Jesús Corona. El arquero cementero ha sido duramente criticado y tras la llegada de Sebastián Jurado se pensó que se quedaría en la banca. Sin embargo, el capitán de Cruz Azul mantuvo la titularidad y fue clave a lo largo del Clausura 2020. 

A pesar de que se equivocó en el duelo contra Toluca, en el cual atacó mal el balón y el disparo de Leo Fernández se le fue entre las manos, el arquero fue clave en más de una ocasión con los cementeros. En el duelo ante Pachuca mantuvo el empate sin goles antes del primer tiempo, y ante las Chivas evitó el empate de Uriel Antuna en la segunda parte. 

Sin embargo, su intervención más relevante fue en el último partido de Cruz Azul. Si el hecho de que su paso perfecto se viera frenado por el coronavirus ya era suficientemente dramático, la manera en que la Máquina se despidió de las canchas en el Clausura 2020 fue una emocionante historia que tuvo como coprotagonista a su más grande rival, el América. 

En el último partido de la Jornada 10, y último que se realizó antes de la cancelación del torneo, los cementeros se enfrentaron a las Águilas a puerta cerrada, con los de Coapa como locales. Para ese partido, los de la Noria necesitaban ganar, pues con el empate habrían llegado a 20 puntos, uno menos que el León. 

Sin embargo,  no les fue tan sencillo marcar el gol, principalmente por la figura de Guillermo Ochoa, quien estuvo en plan grande y en general tuvo más intervenciones que Corona. Mas la del arquero de la Máquina fue más relevante que las del americanista, pues evitó el empate en el último minuto de juego. 

Pese a hacer un buen control de partido tras el gol de Jonathan Rodríguez (64’), los celestes terminaron sufriendo el partido, fieles a su costumbre. En la última jugada del partido, en el cobro de una falta, Igor Lichnovsky provocó un penal sobre Bruno Valdés y los de Coapa se ilusionaron con el empate en la compensación.

Mas no contaron con la intervención de Corona. El arquero adivinó la dirección del disparo de Aguilera y salvó la victoria azul, aunque no sin polémica pues hubo quien criticó que se adelantó de la línea al momento del tiro. Como sea, el árbitro dio por válida la atajada y, aunque sin público, Cruz Azul se quedó con el liderato del Clausura 2020.